Buscador web


Paraula:


Destacats







Notícies

3 d’octubre. FESTA DE SANT FRANCESC DE BORJA.

1 d'Octubre de 2010

III General de la Companyia de Jesús, IV Duc de Gandia i Marquès de Llombai, Gran d'Espanya i Virrei de Catalunya.

Francesc de Borja va nàixer un 28 d’octubre de 1510 al Palau Ducal de Gandia fruit del matrimoni de Joan de Borja, III Duc de Gandia, amb Joana d'Aragó era besnét d'Alexandre VI i de Ferran el Catòlic.

Des de ben jove va residir a la Cort de l'emperador Carles V i va mantindre un estreta relació amb ell.

Es va casar amb Elionor de Castro, una dama portuguesa, amb qui va tindre huit fills. Va servir a l'emperadriu Isabel.

Primer marquès de Llombai (1530), fou Virrei de Catalunya (1539-1542). Nomenat duc de Gandia el 1543. Va fundar la Universitat de Gandia (1546), actualment és el nostre edifici de l’Escola Pia.

Ja viudo, dos anys després va professar secretament en la Companyia de Jesús. Va renunciar als seus estats i va ser ordenat sacerdot en el 1551. Després se n'anà a Roma. Com a jesuïta va complir diversos encàrrecs eclesiàstics i oficials. Va escriure sobre temes espirituals i composà música religiosa.

Va refusar ser cardenal i assistí a la mort de Joana la Boja (1554) i fou marmessor de Carles V (1558). Va ser elegit tercer Prepòsit General de la Companyia de Jesús (1565). Portà a terme una important expansió de la Companyia, creà molt col•legis a Europa i missions a Amèrica.

Va morir a Roma el 1572. El papa Climent X, el va canonitzar l'any 1671.

Com és costum, el Sant visitarà la nostra església dins la processó general, el proper diumenge. Es resarà l’oració del Cinqué Centenari i es besarà la relíquia del Sant.


Compartir en xarxes socials:




Descàrrega de documents:




Galeria d'imatges associada:


Calendari del Mes


Setembre 2018

LMMJVSD
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

El temps en Gandia

Nº Visites: 3962414

L'Any amb Calassanç

"1. Oigo que el P. Santiago lee lógica, lo que es contra nuestro Instituto y contra mi voluntad que jamás he querido que los nuestros la leyesen a seglares. Un año me pidió un Procurador de N. leer lógica, y le respondí que no era cosa nuestra leerla, que enviasen sus hijos a otros religiosos, y así no se habló más, y ahora le mandaré de mi parte en virtud de santa obediencia que no la lea más (Al P. Carbone, Nursia, 1497-1630). 2. De diez años a esta parte no me he encontrado en la escasez en que ahora me encuentro (Al P. Castilla, Frascati, 1498-1630). 3. En la primera página de la última carta escrita el 18 del corriente de mano del H. Pedro y dictada por V.R. se contienen muchas cosas de gran espíritu:, si las obras corresponden a las palabras, la casa irá bien:, estaremos a ver porque sólo la perseverancia hasta el final merece la corona (Al P. Alacchi, Venecia, 1875-1632). 4. Desde aquí ayudaremos con las oraciones de los pequeñitos que agradan mucho a Dios (ídem). 5. Avíseme en particular cómo se comporta el novicio para que yo pueda llegar al conocimiento de su ánimo (Al P. Bandoni, Frascati, 1876-1632). 6. Me parece que en el futuro será necesario mandar en virtud de santa obediencia tanto a V.R. como a los otros Ministros que hagan lo que yo escribo, ya que yo empleo los sujetos para bien de la Religión y no de una sola casa..., y las razones que me mueven no es necesario que yo las manifieste a otros, sino que cuando yo escribo una cosa con resolución, si no se hace mandaré la mortificación de un mes o privación de la mesa, o bien hacer otras tantas disciplinas en el comedor (Al P. Fedele, Nápoles, 2944-1638). 7. Puesto que el Señor ha elegido a V.R. para este ejercicio, ponga toda diligencia en educar a los novicios en aquella santa humildad que busca nuestro Instituto, procurando que los sacerdotes que hablan en la iglesia hagan algunos ejercicios humildes, para que no crezca en ellos la propia estima al ver que hacen gran provecho exterior en el prójimo, pues podría ser que el provecho del prójimo proviniera más de la oración de los otros que de su trabajo. Así pues, como digo, ejercítelos por su bien en cosas de santa humildad, como lavar platos en la cocina, barrer la casa y la iglesia, en horas en que pueden ser vistos por algún seglar, pues si se saben conservar en santa humildad, serán muy útiles al prójimo y obtendrán gran mérito (Al P. Novan, Lipnik, 2947-1638)."

Destacats